Consejos para andar en bici con lluvia

A diferencia de la situación previa al coronavirus, que si llovía podíamos optar por viajar en transporte publico, es posible que por un buen tiempo no podamos tener esa alternativa para ir a nuestros trabajos. Incluso teniendo permitido utilizarlo, un colectivo lleno de gente, completamente cerrado no es el mejor lugar para estar. 

Para salir en bici con lluvia, hay que tener en cuenta 3 aspectos:

El primero, la bicicleta. Si no tiene guardabarros el desastre está asegurado. Pero hay unos que se los llama salva culos, que hasta hay tutoriales que enseñan a hacerlo de manera casera. Se ponen y sacan con facilidad, se enganchan en el asiento y nos salvan en esta situación. Otra cuestión con la bici pasa por lubricar la cadena cuando este seca, para evitar el desgaste prematuro. También es indispensable usar luces, aún de día, ya que seguramente no haya buenas condiciones de visibilidad .

La segunda cuestión es la manera de manejar. La bici frena distinto, requiere de más distancia para parar y el piso resbaladizo impide hacer frenadas bruscas sin terminar en el suelo, asi que hay que ser más previsor y cuidadoso. También evitar pisar bocas de tormenta o superficies que con el agua se vuelvan mas patinosas y cuidarse tambien de las manchas de aceite, que en el suelo se ven como si fueran pequeños arcoiris. Y los giros hacerlos con menor inclinación que cuando andamos en piso seco

Foto: Santafixie

Por ultimo, la vestimenta. Un chubasquero sería lo ideal. Hay de muchas calidades, colores y precios. Los pantalones sufren bastante al ir en bicicleta con lluvia. Les salpica agua y barro, además están cerca de la cadena y pueden llenarse de grasa. Te recomendamos que uses unos pantalones impermeables, que te ayudarán a llegar a tu destino limpio y seco. Una mochila impermeable para proteger las cosas que llevamos también es importante, o en caso de que no lo sea, usar bolsas de nylon para proteger del agua nuestras pertenencias

Por ultimo, si la lluvia es muy fuerte, siempre podemos parar y protegernos hasta que pase un poco y seguir. Al fin y al cabo como dicen los daneses, no estamos hechos de azúcar.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *