Archivo de la categoría: Blog

Aquí se muestran las noticias y artículos de interés

La bicicleta eléctrica de hidrógeno que se recarga en dos minutos

Con 150 km de autonomía y recarga en sólo dos minutos esta bicicleta eléctrica de hidrógeno busca ser la primera del mundo

Proyectos de vehículos impulsados por hidrógeno hay muchos, desde coches, aviones y barcos, hasta camiones. Sin embargo, se ha escuchado muy poco de las bicicletas eléctricas de hidrógeno, que ahora también buscan hacerse un hueco en esta ambiciosa tecnología que quiere despegar en todo el mundo como una alternativa verde.

‘Alter Bike’ fue un proyecto que nació hace seis años, el cual se planteaba fabricar una bicicleta eléctrica impulsada por pilas de combustible de hidrógeno. Hoy, después de varios años de investigación y desarrollo, ‘Alter Bike’ se trasforma en ‘alpha‘, la que busca ser la primera bicicleta de hidrógeno en entrar a producción a gran escala.

‘Alter Bike’ nació como una iniciativa de la compañía francesa Pragma Industries, centrada en la fabricación de pilas de combustible de hidrógeno. Y contaba con el apoyo de Cycleurope, que diseña bicicletas, y BMS PowerSafe, que se encarga de diseñar sistemas de gestión de baterías.

‘alpha’ es su primer producto oficial, y aseguran que está lista para entrar a producción a gran escala durante los próximos meses e iniciar su comercialización en todo el mundo.

Dentro de la bicicleta ‘alpha’ encontramos una batería de iones de litio y una pila de combustible, que es alimentada por un cilindro de gas de hidrógeno. Sus responsables esperan que en un futuro puedan lanzar cartuchos de hidrógeno reutilizables, que servirían para rellenar el cilindro de acuerdo a las necesidades y así ampliar su autonomía sobre la marcha. Esto es una propuesta que surge ante la falta de estaciones de hidrógeno.

Alpha Alter Bike

De acuerdo a las especificaciones, el cilindro de ‘alpha’ tiene una capacidad de 300 bar, lo que ofrecería una autonomía de hasta 150 km, que es una cifra sumamente interesante si tomamos en cuenta que las bicicletas eléctricas ofrecen en promedio unos 50 km.

Otro punto que se destaca en la bicicleta ‘alpha’ es su tiempo de recarga, que es de aproximadamente dos minutos, según sus creadores, mientras que las bicicletas eléctricas necesitan entre 3 y 4 horas para cargar su batería.

Alpha Alter Bike 1

Pierre Forte, CEO de Pragma, mencionó:

“Las bicicletas de pila de combustible alpha ofrecen ventajas significativas sobre las bicicletas de batería eléctrica, tanto en términos de autonomía como de repostaje. Mientras que las baterías suelen tardar varias horas en recargarse, los cilindros de hidrógeno pueden rellenarse en menos de dos minutos. Para servicios de grandes flotillas, esto es invaluable.”

El resto de las especificaciones se complementan con una batería de iones de litio de 150 Wh, un motor eléctrico que ofrece asistencia al pedaleo de 250 W, así como una velocidad máxima de 25 km/h.

Según sus responsables, la idea es que ‘alpha’ entre a producción a inicios de 2020 y su objetivo es servir primero para plataformas de servicio de bicicletas compartidas, servicios públicos y transporte en empresas, y más adelante en el año poder salir a la venta para usuario final. Hasta el momento no han definido un precio, el cual dependerá primero de su éxito en plataformas de servicio.

Fuente: xataka.com

Efecto Chapita

Directorio Sustentable + GEA Sustentable se unen para dar lugar a una iniciativa socio-ambiental que busca integrar a toda la sociedad a través de un programa solidario de recolección y reciclaje de chapitas de aluminio.

Gracias a la intervención de Directorio Sustentable + GEA Sustentable este valorado material, se insertará en la industria del reciclado con el objetivo de comprar sillas de ruedas y donarlas a quienes más las necesiten.

Objetivo

Resignificar la chapita de aluminio como una materia prima / recurso con  beneficio social y solidario. 

Misión

Conectar al reciclaje con acciones  solidarias concretas para poder revalorizar los recursos.

Beneficio Social

Buscamos que cada persona que guarde una chapita sienta que está aportando en la oportunidad de darle una silla de ruedas a quien más lo necesita. 

Todxs podemos contribuir y ser parte de éste gran efecto multiplicador. ¡Sumate a Efecto Chapita!


Más información en efectochapita.com

Economía Bicicletera

En su habitual columna, Maxi Gottig trajo datos interesantes sobre una de las grandes ventajas que tiene usar la bicicleta diariamente: el ahorro.

Además de calcular en dinero cuánto podemos ahorrar por mes, considerando que podemos usar la bici en reemplazo del subte o combinación de subte y colectivo, nos demostró de manera muy didáctica cómo aprovechar todo ese dinero.

ProductoPrecio x Kg / UnidadSubteSubte + Bondi
Manzana$ 48,0093,82151,69
Banana$ 100,0045,0472,81
Helado$ 700,006,4310,40
Mc Combo del día$ 189,0023,8338,52
Pinta de Birra$ 150,003048
Entrada Cine$ 430,001017
Entrada Banda en Niceto$ 450,001016
Entrada Soda Campo$ 2.000,0023
Entrada Lollapalooza por Día$ 3.500,0012

¿Son las bicicletas eléctricas de carga el vehículo más eficiente jamás fabricado?

La expansión de las normativas que limitan o directamente prohíben el acceso de los vehículos con motor de combustión en cada vez más ciudades, hacen que las alternativas ganen en peso e interés por parte del mercado. Entre esta jungla de nuevos dispositivos de transporte destacan las bicicletas eléctricas, que se están convirtiendo en mucho más que un simple transporte personal para transformarse también en un eficiente sistema de transporte dentro de las ciudades.

Según Bill Strickland «La bicicleta es la máquina más eficiente jamás creada … una simple bicicleta puede transportar fácilmente 10 veces su propio peso, algo que ningún coche, avión o camión puede igualar«. Si a esto añadimos un motor eléctrico, las posibilidades no hacen más que multiplicarse, y como ejemplo los vehículos que está comenzando a comercializar la alemana Tretbox.

La idea es aplicar toda la experiencia en diseño de su creador, Murat Günak, que ha trabajado en proyectos como el del Mercedes Clase C o el Volkswagen Golf V, y que ahora se ha lanzado a la creación de una compañía que quiere revolucionar el sector del transporte urbano con unas bicicletas eléctricas de carga capaces de transportar grandes cantidades de mercancía, todo con un costo operativo muy bajo, sin emisiones contaminantes, y con una cabina que protege al conductor de las inclemencias meteorológicas.

Este triciclo eléctrico es capaz de transportar una carga de hasta 220 kilos y más de dos metros cúbicos, todo hasta una velocidad máxima limitada por las normativas de 25 km/h. Cuenta con un contenedor extraible que puede ser introducido o retirado en cuestión de segundos mediante una rampa, algo que la hace especialmente útil para los servicios de mensajería urbana.

El cliente tipo para estos productos son las empresas de reparto, pero también apunta a los comerciantes pequeños y medianos que busquen una alternativa de movilidad para sus mercaderías en las zonas donde se están prohibiendo la entrada de vehículos de mayor porte. Unos vehículos que a pesar de su importante capacidad de carga continúan siendo compactos respecto a una furgoneta o camión, lo que facilita su estacionamiento.

Además se añaden otros beneficios como el no necesitar un permiso especial para su conducción, ni tampoco el tener que pagar seguro obligatorio ni impuestos de circulación. A pesar de ello la empresa ha querido lanzar una versión inicial que sólo estará disponible en alquiler, y que por 690 euros al mes permitirá acceder a una unidad con todos los gastos, incluyendo un seguro que cubra todos los riesgos.

Un modelo que ha pasado una serie de pruebas piloto que ha superado con éxito, lo que ha permitido el inicio de su comercialización con unas entregas previstas para el verano de 2020.

Fuente: forococheselectricos.com

Quiz: ¿Qué tipo de Ciclista Urbano sos?

El Filo de la Bici nos propone un cuestionario para mostrarnos qué tipo de ciclista urbano somos

Pregunta  1

Mañana de un día cualquiera. Circulás por la bicisenda. Estás apurado porque llegás tarde al trabajo. El semáforo va a pasar de amarillo a rojo. Vos:

  1. Frenas cautelosamente para evitar inconvenientes. (3 ptos)
  2. Dudas por un segundo, pero pasas pidiendo disculpas a los automovilistas (que obviamente te putean) (2 ptos)
  3. En tu vida no existen los semáforos. Pasás de una. (1 pto)

Pregunta 2

Circulas como todos los días por la ruta que siempre haces. Llegas a la esquina de la bicisenda y un taxista dobla, sin pedir permiso. Vos:

  1. Lo puteas y seguís tu viaje. (3 ptos)
  2. Lo puteas, mientras lo miras fijo y seguís puteando una cuadra más. (2 ptos)
  3. Lo puteas, amenazas con romperle el espejito, le escupís el taxi y demás improperios. (1 pto)

Pregunta 3

El casco para vos es:

  1. Un elemento vital y obligatorio para la seguridad del ciclista que utilizas a diario sin problema. (3 ptos) 
  2. Un elemento vital y obligatorio para la seguridad del ciclista, que usas muy a mi pesa. (2 ptos)
  3. Un elemento que te despeina y te parece molesto. No lo usas. (1 pto)

Pregunta 4

Tu desayuno habitual, antes de salir a pedalear al trabajo, está compuesto mayormente por:

  1. Alguna fruta, cereales, yogures/lácteos, etc. (3 ptos)
  2. Galletitas con un té, algo rápido para salir por lo menos con algo en el estomago. (2 ptos)
  3. Para vos desayunar en tu casa es una pérdida de tiempo. Salís en ayunas y tomas algo en la oficina. (1 pto)

Pregunta 5

Vas andando a un ritmo copado por la bicisenda y ves que otro ciclista te quiere sobrepasar. Vos:

  1. Aminoras la marcha para que te pase sin ningún inconveniente. (3 ptos)
  2. Lo miras mal de refilón, pero al final terminas cediendo un poco la marcha para que te sobrepase. (2 ptos)
  3. A vos no te pasa nadie! Aumentas tu ritmo y lo dejas con las ganas. (1 pto)

Pregunta 6

Te despertas y es una mañana con llovizna. Salís a pedalear y:

  1. Tomás todos los recaudos necesarios (marcha más lenta, ropa con colores que se noten, luces). (3 ptos)
  2. Tomás ciertos recaudos, como el uso de las luces, pero andas a un ritmo ligero. (2 ptos)
  3. Te pones en modo kamikaze porque llegas tarde al trabajo, vas a un ritmo rápido y sin luces. Un peligro al manubrio. (1 pto)

Resolución:

18 ptos: Sos un ciclista ejemplar. Respetas todas las señales del tránsito, tratas con respeto a los automovilistas y peatones, y tenés una gran empatía con tus camaradas ciclistas. Además te respetas muy bien a vos mismo, ya que cuidas tanto tu dieta como tu seguridad. Considerando tu perfil, podés pedalear en cualquier ciudad del mundo, y te amoldas muy rápido.

12 a 17 ptos: Sos un ciclista estándar. Tenés respeto por las señales de tránsito, pero depende el instante y el apuro. Llegado cierto momento no respetas como debe ser a los automovilistas y peatones, además de tener algún que otro altercado con otros ciclistas. La dieta no es una parte tan importante de tu vida, pero la seguridad sí…hasta ahí. Si querés pedalear en otras ciudades te va a costar un poco al principio acostumbrarte a sus usos y costumbres, pero con el tiempo te vas a ir adaptando.

6 a 11 ptos: Sos casi un peligro al manubrio. El apuro te lleva puesto, y respetas las señales de tránsito en contadas ocasiones. Esto obviamente te lleva a tener problemas con automovilistas y peatones, además de tener poca empatía con otros ciclistas. No te importa la dieta, y mucho menos tu seguridad. Tenés perfil para poder ser un gran ciclista urbano porteño. O un taxista.

¿Te pusiste a prueba? ¿Cuál fue tu puntaje? Dejanos tu comentario…

Los 5 mejores proyectos ciclistas del mundo

¿Alguna vez han recorrido un lago en bicicleta o anduvieron en una bicicleta a través de las copas de los árboles a 10 metros del suelo? Para la mayoría de los ciclistas, la respuesta es “no”, pero no significa que sea imposible hacerlo algún día.

La segunda Bienal de Arquitectura de Bicicletas en Amsterdam presenta proyectos de infraestructura innovadores, creativos y extravagantes destinados a alentar a las personas a recurrir al poder de venta ambulante.

“Al mostrar las soluciones visuales más dinámicas, la bienal inspira una nueva forma de pensar acerca de cómo deberían ser las ciudades del futuro”, dijo Adam Stones, de la organización Bycs, con sede en Amsterdam, a la revista Fast Company. “Y al mostrar lo que es posible, dará lugar a que se implementen muchas más soluciones creativas”.

Bycs es quien se encarga de la organización de la bienal y tiene como objetivo cambiar la mentalidad de las personas para que la mitad de los viajes urbanos se realicen en bicicleta para 2030.

Estos son algunos de los proyectos que ponen el ciclismo en el corazón de las ciudades del mañana.

1. El estacionamiento de bicicletas más grande del mundo está en los Países Bajos

El ciclismo se ha convertido en una forma de vida en los Países Bajos. En Utrecht, el 43% de todos los viajes se realizan en bicicleta y el creciente número de ciclistas regulares necesita un lugar para estacionar, lo cual es seguro y conveniente.

Por lo tanto, la ciudad ha construido el estacionamiento para bicicletas más grande del mundo , con espacio para 12.500 bicicletas, rampas interiores para facilitar el acceso y un sistema digital para dirigir a los pasajeros a los espacios vacíos. Con áreas de estacionamiento adicionales, la ciudad apunta a aumentar la capacidad a 33.000 espacios para 2020.

Una experiencia única espera a los visitantes de Limburgo en Bélgica, donde los ciclistas pueden andar “a través del agua” en un camino especialmente diseñado que atraviesa los estanques de Bokrijk.

2. Los ciclistas pueden recorrer “a través del agua” en Bélgica

El sendero, acertadamente llamado Ciclismo a través del agua , es una pista de tres metros de ancho con agua a la altura de los ojos en ambos lados, lo que permite a los ciclistas acompañar a los cisnes y otras aves salvajes mientras se deslizan por el lago.

Imagen: Turismo Limburgo

3. Limburg ha creado una forma de atravesar las copas de los árboles.

En la misma área, Limburg ha diseñado un camino que lleva a los ciclistas al aire , en un bucle de copa de árbol que atraviesa el denso dosel del bosque a casi 10 metros sobre el suelo.

El camino es parte de una red de rutas en bicicleta que abarca la pintoresca región de De Wijers del país, lo que alienta a los ciclistas a conectarse con la naturaleza, literalmente.

Imagen: BURO Landschap

4. Auckland ha construido una ruta aérea de última generación

Auckland está construyendo una ruta en bicicleta por encima de las concurridas arterias de la ciudad, creando una forma segura para que los residentes entren al centro de la ciudad.

La primera fase del proyecto ha transformado una rampa de salida de la autopista obsoleta en una vía aérea elevada de color rosa brillante y de última generación, que atraviesa el cruce de la autopista central de Auckland y se conecta con la red de bicicletas existente de la ciudad.

5. La ciclovía elevada más larga del mundo está en China

Por encima de la concurrida red de carreteras de Xiamen, la ruta ciclista elevada más larga del mundo se extiende 7,6 kilómetros a través de la ciudad. Con capacidad para 2.000 bicicletas durante las horas pico y puntos de alquiler para aquellos sin su propia bicicleta, la nueva ruta debería aliviar la congestión y alentar a las personas a moverse en bicicleta.

La ruta aérea para bicicletas está suspendida bajo un carril elevado de autobuses y se conecta con la red de transporte público de la ciudad en once puntos de salida, incluidos los centros de tránsito de autobuses y metro.

Fuente: weforum.com

10 mitos sobre bicisendas y ciclovías

Desde la congestión hasta los costos, hay muchos mitos completamente equivocados de quienes se oponen a la construcción de infraestructura ciclista segura.

Las ciclovías siempre están en el ojo de la tormenta cada vez que una ciudad anuncia planes de construcción o ampliación de la red, al igual que los muchos argumentos a menudo completamente equivocados que quienes se oponen usan contra ellos.

A pesar del aún lento pero constante progreso en algunas ciudades del ciclismo urbano, todavía estamos en una etapa en la que muchos aún pretenden detener el desarrollo del mismo, y hasta pretendiendo que los candidatos cada vez que hay elecciones incluyan quitarlas como promesa de campaña.

Entonces, quizás sea hora de derribar 10 de los mitos más comunes sobre la infraestructura ciclista. Por supuesto, hay más y pueden agregarlos en los comentarios del post.

1. Las bicisendas incrementan la congestión (y con ello la contaminación)

Foto: Wikimedia

Este es quizás el mito más común, posiblemente porque los críticos confunden lo que creen que es con lo que realmente es verdadero: la creencia de que si se quita espacio al tránsito automotor se obtiene mayores atascos como si (usando un paralelismo) se quisiera hacer correr agua por un caño mas pequeño.

Pero los fluidos y el tránsito no son lo mismo, como lo demuestran 60 años de gobiernos tratando (y fallando) de solucionar la congestión construyendo más caminos y agregando más carriles. La idea de demanda inducida (más carriles solo traen más autos) es conocida desde hace décadas, y también funciona en sentido contrario. Esto es válido especialmente con las ciclovias y bicisendas, las cuales proveen un uso más eficiente del mismo espacio, transportando más personas en promedio en carriles del mismo ancho.

Si bien los atascos empeoraron en algunas ciudades donde se han implementado infra ciclista, los estudios muestran que ocurre por otros motivos, por ejemplo el aumento de servicios del estilo Uber o transporte de mercancias.

Lo cierto es el hecho de que los vehículos automotores causan la congestión en primer lugar, y la única forma real de reducir la congestión del tránsito es tener menos de ellos en las calles.

2. Casi nadie las usa

Foto: rosarionuestro.com

Pareciera que no pasan más de 10 minutos sin que alguien que critica una ciclovía sube una foto de una vacía rechazando su presencia por ese motivo.   A menudo esa imagen se toma esperando el momento en que no haya nadie, pero también hay otros factores en juego, entre ellos la eficiencia de las ciclovías, lo que significa que cualquier “tránsito” tiende a acumularse rápidamente en las luces rojas del semáforo.  

En todo el mundo, en casi todas las ciudades donde se ha construido infraestructura ciclista adecuada, muchos más ciclistas comienzan a usarlas. Un ejemplo clásico es Sevilla en España, donde la construcción reciente de una extensa red de carriles para bicicletas provocó un aumento de 11 veces en el número de viajes en bicicleta.

3. Sólo las usan los hombres, jóvenes y de clase media.

Este mito viene en dos partes: primero, no es así como algunos dicen. Y segundo, cuando ocurre es un problema que muestra que se necesitan más rutas ciclistas seguras, no menos.

Pero si, los pobres también andan en bicicleta. Las estadísticas muestran que quienes andan en bicicleta guardan la misma proporción de género, edad y nivel socioeconómico que el total de la población.

El otro punto a remarcar es que resulta obvio que cuanto más seguro es andar en bicicleta, más diversos son los “segmentos” que la utilizan. Sin infraestructura apropiada, el ciclismo urbano se vuelve restringido a quienes están dispuestos a lidiar con un entorno hostil, mezclados entre el tráfico motorizado.

Lo contrario se ve en lugares como Holanda o Dinamarca; mientras los “ciclistas” (aquellos que se visten de lycra en bicicletas de competición) existen, están en un nivel diferente de los “commuters”, quienes representan en exacta proporción género, edad y nivel socioeconómico.

Una serie de ciclovias poco conectadas puede estar bien para el commuter diario, pero quienes necesitan hacer varios trayectos -por ejemplo (mayormente mujeres) quienes tienen que llevar niños a la escuela y luego a trabajar o hacer compras- requieren una red más densa, incluyendo la “otra cara” del ciclismo urbano seguro: las calles secundarias, donde los autos deberían reducirse en número y andar a bajas velocidades

4. Arruina el comercio

Algunos de los opositores más notorios de la infraestructura ciclista son los dueños de negocios quienes sostienen que quitar estacionamiento de autos sería fatal para sus comercios.

En términos amplios esto es completamente falso. Los barrios, las ciudades y los centros comerciales estan cambiando su comportamiento. El crecimiento del comercio electrónico significa que deben atraer más como un destino en si mismo, lo cual es dificil en espacios dedicados al auto de punta a punta con lugares marginales e incómodos para los peatones.

Los estudios muestran que los comerciantes tienen a sobreestimar la proporción de clientes que llegan en auto y que quienes van en bicicleta a menudo compran mas en el largo plazo.

Quizás el estudio más completo sobre el impacto de las ciclovias en el mundo real, llevado a cabo en Nueva York demostró que los comercios en calles con infraestructura ciclista crecen en promedio más rápido que aquellos que no cuentan con ella. Y no hay evidencia concreta de que suceda algo similar en la situación contraria.

5. Son un peligro para los peatones

Un motivo realmente sorprendente, en el sentido de que no hay ninguna razón en la lógina ni en la realidad. Ciertamente elementos nuevos en el entorno urbano (una ciclovia doble mano en una calle históricamente de mano única, por ejemplo) llevan cierto tiempo de acostumbramiento, pero incluso así cuando están bien diseñados no hay ninguna evidencia de que causen algún peligro.

Yendo más allá, no se puede omitir el hecho de que los vehiculos motorizados son mucho, mucho, muchísimo más peligrosos. El año pasado 65 peatones murieron en siniestros viales en la Ciudad de Buenos Aires, ninguno de esas muertes fueron provocados por bicicletas. 

No es una cuestión de respecto irrestricto a las normas y buenos modales. Es simplemente física. Es posible matar o herir gravemente a alguien circulando en bicicleta a 20 km/h pesando (entre cuerpo y bicicleta) 100 kg. Pero es extremadamente improbable. En una SUV de 1,5 tn a 60 km/h lamentablemente es muy sencillo.

6. Los ciclistas violan todas las normas de tránsito, no merecen tener ciclovías

Esta es una idea tan tonta que es cansador tener que desmentirla todo el tiempo. Todos violan las normas de tránsito, en todas las medios de transporte, y si en algún medio lo hacen más a menudo es en vehiculos motorizados.

Los datos publicados muestran que el 60% de los siniestros tiene como causa la violación de las velocidades máximas. La mitad de los conductores admite que utiliza celular mientras conduce. Casi un tercio de los jóvenes maneja bajo efectos del alcohol. El 77% no respeta la prioridad peatonal. Y así podemos mencionar muchas otras situaciones riesgosas que frecuentemente cambian drásticamente la vida de miles de personas. Los ciclistas pasan las luces en rojo, y con todo lo molesto e intimidante que puede resultar -sin justificarlo en absoluto- no es lo mismo. Como se mencionó anteriormente, es una cuestión de física.

7. Y como hago si tengo que llevar herramientas, mercaderias u otra carga en bicicleta?

Va de la mano con “¿como llevo a mi abuela de 85 años en bicicleta a todos lados?”

Aquí es donde uno da un suspiro de resignación y responde: nadie está diciendo que si se construye infraestructura ciclista segura ese sea la única y obligatoria manera de transportarse. Y si bien se deben hacer esfuerzos para disminuir la cantidad de autos particulares de áreas urbanas, incluso construyendo ciclovías, tanto las calles como los autos y autobuses van a seguir existiendo.  E incluso se van a mover con mayor comodidad aquellos que realmente lo necesiten. 

Y respecto de transportar cargas, nuevamente, nadie dice que todo el transporte motorizado debe desaparecer. Pero también vale la pena mencionar que las bicicletas cargo o con trailers, especialmente con asistencia eléctrica, pueden transportar cargas pesadas (incluso con refrigeración). Ya existen experiencias en las que comercios minoristas y delivery en bicicleta usan bicicletas cargo, particularmente en áreas céntricas donde las distancias son relativamente cortas, el tránsito es caótico y el estacionamiento escaso. Y existe un enorme potencial para que el reparto en la “ultima milla” pase de las vans a las bicicletas cargo.

8. No somos Ámsterdam

Existe una respuesta algo trillada que dice que incluso Ámsterdam antes tampoco era Ámsterdam. A inicios de los 70, Holanda tenía uno de los peores índices de muertes de ciclistas del mundo, dado que con el correr de los años las rutas y caminos antes transitados por ciclistas se llenaron de más y más autos.

Esto motivó un movimiento de protestas masivas, cuyo resultado fue la construcción de infraestructura ciclista segura en los siguientes 40 años. En definitiva, se trata de voluntad politica.

También suele escucharse “pero Holanda / Dinamarca son planos”. Si, aunque en Holanda suele haber vientos que hacen que sientas que estas subiendo una cuesta empinada. Pero con la aparición y masividad que están logrando las bicicletas eléctricas esto tampoco se convierte en un impedimento en ciudades poco favorecidas en su geografía.

9. Cuestan demasiado

Asombrosamente, este mito también viene acompañado por el otro mito de que los ciclistas “no pagan por las ciclovías que usan”. Pero analicemos los costos:

Construir un kilómetro de ciclovía en Rosario cuesta, según las fuentes, u$s 77.200. Puede parecer un costo excesivo, pero para comparar, el costo de pavimentar una sola cuadra en esa misma ciudad es de entre u$s 53.500 y u$s 71.400.

Pero ese es sólo el costo de construcción. Teniendo en cuenta que la construcción de infraestructura ciclista tiene impacto directo en el cambio modal (que en esa ciudad es del 24%), el casi nulo impacto que tiene la bicicleta como vehículo en el pavimento hace que una ciclovía no requiera de frecuentes repavimentaciones y arreglos, a esto le sumamos el ahorro de los altos costos que tiene atender siniestros viales, más las enfermedades relacionadas al sedentarismo o a la contaminación, llegamos a la conclusión de que (para los costos de infraestructura) no solo es muy económico sino que además provoca un ahorro significativo en otros rubros.

10. No son necesarias

Este es el mensaje de los mayores críticos: no aquí, no ahora. Se puede hacer soluciones más económicas de soluciones inadecuadas sin demasiadas aspiraciones, pero así la situación no cambiará demasiado.

Se puede escribir una columna completa, incluso un libro, sobre por qué esto es absurdo, pero siempre vale la pena enfatizar este punto a los detractores del ciclismo: ¿cuál es tu solución al estancamiento, la contaminación, una emergencia climática; a ciudades ruidosas, peligrosas e injustas? No responderán, porque no hay respuesta.

Fuente: theguardian.com

El estacionamiento gratuito no existe

Basado en el artículo “La tontera del estacionamiento gratuito” de Rodrigo Diaz, consultor en desarrollo urbano y movilidad

En estos días la ciudad de Buenos Aires se encuentra movilizada, campaña electoral mediante, por la noticia de la extensión de la zona de estacionamiento tarifado. Según este proyecto, se ampliará la cantidad de lugares de 4.000 a 87.000. 14 de las 15 comunas se verán afectadas por esta medida.

Si bien en una primera instancia puede provocar rechazo la idea de pagar por estacionar (cuando hasta ahora se permite libremente en casi toda la ciudad), en barrios como los nuestros, donde el espacio es escaso y la demanda de espacio es alta, este tipo de medidas cobran otro sentido.

En primer lugar vale aclarar que no existe el estacionamiento “gratuito”. No existe. Siempre tiene un costo, y ese costo alguien lo paga. El espacio utilizado para dejar inmovilizado un vehículo por horas o días es un bien escaso y tiene un costo. En zonas de baja densidad el costo de ese suelo es bajo, pero en zonas que concentran muchos viajes su valor se incrementa exponencialmente, tanto como para justificar el cobro a quien quiera utilizarlo. Cuando un comercio (un supermercado, por ejemplo) ofrece estacionamiento gratuito, el costo de no poder utilizar ese espacio para una actividad más lucrativa se traspasa al consumidor, encareciendo los productos o servicios que ofrecen. Entonces tiene sentido que el costo de ese estacionamiento lo cubran quienes lo utilizan y no todos los consumidores.

En el caso del estacionamiento en la vía pública también hay un costo de oportunidad para las ciudades, que podrían destinar todo ese espacio que hoy utilizan y aprovechan unos pocos a usos con mayor rentabilidad social como ciclovías o simplemente veredas más amplias y cómodas o espacios verdes.

Hay que pensar el estacionamiento como un imán que atrae autos. Nuevamente, en zonas periféricas de baja densidad no representa mayor inconveniente, pero en barrios densamente poblados con alta concentración de viajes esto se traduce en altos niveles de congestión, originados por pocos pero sufridos por muchos.

El estacionamiento es un tema de movilidad y desarrollo urbano, no de derechos del consumidor. No se trata de un servicio básico como el agua potable o la luz, cuya provisión el Estado debe proveer para garantizar un nivel de vida digno. Si existe un derecho, es el de la movilidad, no el de conducir un auto privado. En ese sentido, las políticas públicas deben enfocarse en la accesibilidad a opciones sustentables, como el transporte público, la circulación a pie o en bicicleta y no facilitar el modo con mayores costos económicos, sociales y ambientales para las ciudades. En todo caso, si tenemos que reclamar, que sea exigiendo mejorar el transporte público y no para facilitar privilegios privados.

Existen dos maneras de plantear el problema: o faltan estacionamientos o sobran autos. Si creemos lo primero, la solución es proveer más lugar para estacionar, con el alto costo económico, social y ambiental que se mencionó anteriormente. Si por el contrario creemos que hay un exceso de autos circulando la solución irá por el lado de la gestión del espacio donde esos vehículos están detenidos la mayor parte del tiempo. En ese sentido, cobrar por estacionar ha demostrado ser un poderoso incentivo para un uso más racional del automóvil y para la migración de esos usuarios a modos más eficientes (como la bicicleta, el transporte público o simplemente caminar). Está demostrado que el cobro por estacionar no solo disminuye el flujo de automóviles hacia un lugar sino que reduce el tránsito lento de vehículos buscando esos lugares (que puede llegar hasta el 30% de los vehículos en zonas de alta concentración). Esto se traduce en menor congestión, lo que beneficia a todos. Y los comerciantes (que ven con preocupación que repercuta en sus ventas) se beneficiarán por una mayor rotación de vehículos estacionados, generando mayor circulación de potenciales clientes por los centros comerciales.

La gestión del estacionamiento no debiera enfocarse como un negocio: el objetivo de cobrar es regular el uso de un bien escaso, no recaudar dinero. Ahora bien, en algunos casos el establecimiento de una tarifa es genera importantes recursos y debemos exigir que sean aprovechados en distintos proyectos de movilidad o espacio público que benefician a toda la ciudad, con lo que se crea un círculo virtuoso en el que los que congestionan más aportan recursos para mejorar las condiciones de movilidad de quienes prefieren el uso de modos sustentables. 

“Es un costo demasiado alto”. Si ésta es la preocupación, entonces se puede hacer lo mismo que la mayoría de la gente hace al encontrarse en un comercio o restaurante que nos parece excesivamente caro: nos abstenemos de consumir allí. La mayoría de los barrios tienen una situación privilegiada de accesibilidad del transporte público y siempre hay una alternativa al uso del automóvil privado, particularmente en zonas de alta demanda, y esta alternativa generalmente es más económica. En este sentido, el estacionamiento es una de las pocas áreas donde el mercado funciona relativamente bien en la ciudad: si un centro comercial cobra demasiado caro, perderá clientes; por el contrario, si ofrece un servicio demasiado barato –o gratis- deberá recuperar esa pérdida potencial por otras vías, que de una u otra manera el consumidor terminará pagando. Y así volvemos al principio: el estacionamiento gratis sencillamente no existe.

Cómo sobrevivir a la bicisenda

Publicado en el blog Retazos Celestes, de @LulitaNoMess

Asoman los primeros calorcitos, el sol y… renacen las ganas del deporte al aire libre. ¿Verdad? ¿Es acaso ud. uno de esos osados que se atreven a “cazar” la bici para desplazarse? Pues bien, les dejamos una serie de consejos:

  1. ¿Es de los tempraneros? ¿Le gusta salir al alba? No haga caso al pronóstico y vista siempre zapatitos impermeables; nunca falta el encargado, con vicios de bombero loco, obstinado con la manguerita.
  2. Ohhh…. ¿Qué es eso tan grande? ¡Es un volquete! ¿En el medio de la bicisenda? En el medio de la bicisenda… Reduzca la velocidad y… haga lo que pueda. ¡Suerte!
  3. ¿Guiño? ¿Qué es eso? Al parecer, es una costumbre de antaño que se perdió con el tiempo; lo que hoy está de última moda es mirar “losojito” del automovilista y adivinar su intención. ¿Dobla o sigue? ¡Atrévase a jugar!
  4. Evite, siempre que le sea posible, la zona de colegios: los padres entrarían con auto al patio para retirar a sus bendiciones, si es que le fuera posible, así que… la bicisenda, imáginese, los tienen sin cuidado…
  5. Peatones… ufff la peor maldición del ciclista: cruzarán sin mirar al costado, solos, con criaturitas, con colchones y hasta tablones. ¡Se los juro! Al grito de “cuidado”, alguno le pedirá perdón (con carita de pollo mojado) y otros, lo putearán, por si acaso… 🤷‍♀️
  6. ¡No use auriculares y no mire su teléfono celular mientras maneja! Por el amor de Jebús, ¡Inconciente!
  7. Cuidado con las palomas… Ya conocen la expresión: “más dolobu que las palomas…” Pues bien, se cumple. Manténgase alerta. 🧐
  8. Madres… Por Dios: es un cochecito no un tanque de guerra. ¡Espere sobre la vereda!
  9. Veo la luz…. y quema… No, no es la tercera dimensión ni la luz al final del túnel: es un semáforo ¿Verde frutilla? No… Lamento decirle que le han mentido: es rojo y el semáforo también es para usted: da igual si los demás avanzan; ninguno de los ansiosos volverá ayudarle, cuando se lo lleven puesto…
  10. No, la bicisenda no es la continuación de la vereda, no es una senda peatonal, no es zona de descanso, ni de estacionamiento, ¡Ni un parque de juego para niños! Pero… no todos lo tienen tan claro 🤦‍♀️

Sí. Desplazarse por la ciudad en bici tiene sus “detallecitos” pero, pese a las peripecias, ¡es un excelente ejercicio! No se desanime 

y… Comparta con sus seres queridos: evitemos accidentes evitables.