Archivo de la etiqueta: candados

Evitá que te roben la bicicleta con estos consejos

Es horrible la sensación de ver que acaban de robarte la bicicleta. Por eso te dejamos estos consejos sobre cómo y dónde atar tu bicicleta para evitar pasar por este desagradable momento.

Lo que hay que tener presente es que ninguna protección es infalible. En la Ciudad de Buenos Aires, los garages y estacionamientos están obligados a recibir bicicletas y cobrar el 10% del valor de la hora para un auto y dos pasajes mínimos de colectivo como máximo. De todas maneras puede ocurrir que no tengamos más remedio que dejar la bicicleta en la vía pública.

Dependiendo cómo atemos la bicicleta vamos a hacérsela fácil o lograr desalentar a los ladrones. Entonces nuestro objetivo no es que no la roben, sino que sea lo suficientemente complicado como para que ni lo intenten.

Hay 2 aspectos a tener en cuenta al momento de atar la bici: la cadena o candado que vayamos a utilizar y la manera en que atemos la bicicleta. Ambas son igual de importantes.

En cuanto a la cadena o candado, hay 3 grandes grupos: cadenas de eslabones, cable de acero y tipo U.

Cadena de eslabones

Sobre las que son cadenas de eslabones, hay que elegir preferentemente las que son cementadas, que son más difíciles de cortar. También son más pesadas, lo que dificulta llevarlas porque agregan mucho peso o son incomodas de transportar. La ventaja de estas cadenas es la flexibilidad, ya que podrás atar la bici rodeando un poste sin dificultades, sin importar cuan grueso sea.

Cable de acero

Los cables trenzados de acero no están recomendados si es con lo único que la vas a atar. Un ladrón se va a ver tentado de cortarlo fácilmente en cuestión de segundos. Pero sirven como complemento de protecciones más fuertes, para atar las ruedas o el asiento.

Candados Tipo U

Las tipo U son las más fuertes y difíciles de cortar, ya que es una barra de acero de gran espesor, lo cual es su mayor ventaja. Como contra, son incómodas para transportar (salvo si tenés un soporte agarrado al cuadro) y no se adaptan al poste al cual atarla, lo que limita los lugares donde dejarla. 

Hay también un tipo de candado plegable que también ofrecen un buen nivel de protección, compuesto de barras de acero, que permiten rodear un objeto como un poste de luz, y son más cómodos para transportar.

Las marcas como Abus o Kriptonite (entre otras) son reconocidas por su nivel de seguridad. También son las mas costosas. Los productos baratos suelen ser fáciles de violentar. Lo que se suele recomendar es invertir el 10% del valor de la bicicleta en la protección para atarla. 

Sobre cómo atar la bicicleta, hay que tener en cuenta las características de la bici y del sitio donde la atamos. Buscar estructuras firmes ancladas al suelo o a paredes, como U invertidas o postes firmes. Lo principal es asegurar el cuadro, idealmente atar el cuadro y la rueda trasera de manera conjunta (que es la más cara de las dos). En caso de que las ruedas y el asiento tengan “cierre rápido” no podemos dejarlas sin atar. Lo recomendable es extraerlas para poder atarlas al cuadro.

No olvidar al atarlas extraer todos los accesorios que puedan sacarse con facilidad, como luces, portacelulares, etc.

Evita entorpecer el paso de peatones y mejor dejarlas en un sitio concurrido, bien iluminado y que este a la vista. Si hay cámaras de vigilancia de cualquier tipo siempre será mejor, aunque eso ya hemos visto en innumerables ocasiones que no intimida a los ladrones.

Adicionalmente se puede asegurar la bicicleta, y no solo queda cubierta en caso de robo sino que además ofrecen beneficios adicionales (asistencia tecnica o responsabilidad civil). Hacé click aquí debajo si querés conocer más sobre seguros de bicicletas.