Archivo de la etiqueta: cuidados

Qué hacer en caso de una caída

Caernos cuando andamos en bicicleta es muy normal, pero lo que podemos prevenir es golpearnos y lastimarnos en ese momento. En este post te damos consejos para evitar esta situación tan vergonzosa.

Responsabilidad

Para aminorar las caídas y prevenirlas, practicá una conducción responsable. Esto significa respetar las normas de tránsito, pedalear a una velocidad moderada,  no realizar maniobras abruptas y mucho menos temerarias, usa casco, recordá llevar luces, intentá estar alerta durante todo tu recorrido: porque nunca se sabe cuándo una imperfección en el pavimento, mancha de aceite, un bache, perro o peatón distraído, se interpondrán en nuestro camino y nos harán caer.

Mantener la calma

Uno de los primeros errores que comentemos durante la caída es aferrarnos al manubrio de la bici y muchas veces la bici nos hace más daño que la propia caída. Si lo soltás al momento de caer, lo más seguro es que puedas poner las manos o hacerte bolita de manera instintiva, y eso evitará que te caigas de cabeza en el suelo y que además te caiga tu bici encima.

Una vez que hayas caído y estés en el suelo, debes mantener la calma. Nuestro orgullo y dignidad cayeron al piso junto con nosotros y a pesar de tener ganas de salir de ahí cuanto antes, tenemos que tomarnos nuestro tiempo y comprobar que no sufrimos heridas o cortes de gravedad, o algún golpe en la cabeza. La adrenalina del momento nos suele engañar, así que antes de querer levantarnos revisemos nuestras articulaciones, brazos y cuello. Si hay mucha sangre o te sentís seriamente lesionado, no te arriesgues a moverte, y pedí ayuda. El teléfono de emergencias médicas es 107 en casi todo el país.

Revisá la bicicleta

Si no tenemos heridas o golpes de gravedad, recién ahí revisamos que la bicicleta haya quedado en condiciones. En primer lugar las ruedas, que son las que suelen recibir la peor parte. Revisa que tengan aire, que no estén chuecas, los rayos rotos o los frenos atascados.

Luego revisar los componentes, que los frenos y cambios estén en su lugar o que se puedan acomodar fácilmente. Si es necesario hacer más ajustes, será mejor ir caminando con la bici hasta un taller.

A continuación debemos examinar la cadena, que no esté atascada, que no tenga eslabones rotos, y que todavía está en una sola pieza. Por último, una comprobación rápida en el asiento para asegurarte de que todavía está derecho y sujeto firmemente. Por último, hay que descartar daños en el cuadro, principalmente fisuras o abolladuras, para evitar daños mayores en el futuro. 

Estar preparado

Como dijimos anteriormente, caerse de la bicicleta es algo que puede suceder y es difícil predecir cuándo, por eso es muy importante que si vas a salir a pedalear, le avises a alguien para que sepa que estás en bicicleta y preferentemente también decile hacia donde te dirigís. Lleva tu documento y tené agendado alguna persona a la cual avisar en caso de accidente.

Ojalá nunca tengamos que aplicar estos consejos pero nunca esta de mas estar preparado. 

Fuente: labicikleta.com