Archivo de la etiqueta: ecologia

Bajó un 25% la cantidad de basura que se deposita en los rellenos sanitarios del AMBA

Debido a la cuarentena hubo un gran cambio tanto en la cantidad de basura depositada en los rellenos sanitarios como en el tratamiento de los mismos. 

Leonardo Maceiras, gerente de operaciones de la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE) explicó que “Desde que comenzó la cuarentena en marzo hasta ahora, tuvimos una caída del 25% y se mantuvo todo este tiempo entre el 25 y 30 por ciento. En junio fue de un 28% y se debe a que hay menos actividad comercial en la ciudad de Buenos Aires. En cuanto al territorio bonaerense siempre estuvo por debajo del 12% desde el inicio”.

 Maceiras destacó: “Nosotros seguimos trabajando a pleno todo el tiempo, tomando los recaudos de los protocolos. Recibimos en nuestros complejos de Ceamse el residuo de 52 municipios, más la Ciudad. Tenemos menos generación y distribución, pero el aparato sigue funcionando igual”.

Los protocolos mencionados por el representante de la compañía encargada de la gestión integral de los residuos sólidos urbanos del AMBA también fueron un tema profundizado durante la pandemia. Al respecto, se destacó que se debieron tomar más recaudos “más que nada en el compartir espacios”, ya que “el contacto directo con los residuos es mínimo”.

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires también se estableció un protocolo para la recolección de los reciclables, que en el distrito está a cargo de 12 cooperativas de recuperadores urbanos. Aunque al principio de la pandemia se las incluyó entre las actividades esenciales, los protocolos cambiaron pocos días después.

En el Ministerio de Ambiente porteño indicaron que, por una cuestión de seguridad y por no poder seguir la trazabilidad de los residuos domiciliarios particulares, la recolección de reciclables por parte de las cooperativas -que agrupan unos 5.200 trabajadores- sólo se realiza en los centros de grandes generadores: supermercados, farmacias e industrias.

El sistema de recolección de desechos reciclables se configuró con 442 grandes generadores. Los lunes y martes se realiza la recolección mecánica y disposición en centros verdes con un rotulado indicando la fecha. Y los viernes, luego de 72 horas de tener el material reposando, se realiza su procesamiento en cada cooperativa. El gobierno porteño puso a disposición de cada cooperativa una flota de camiones para esta operación. Una vez arribado a cada macrogenerador, con una pala mecánica se cargará el material. De esta forma, se evita el contacto humano entre el recuperador y los residuos. Luego, son trasladados a cada centro verde de las cooperativas.

En los centros verdes los operarios deben procesar el material sin tener contacto directo con los mismos. “Para ello, utilizando una pala mecánica, se colocará los residuos secos en la enfardadora. No habrá operación manual de residuos y tampoco se encenderá la cinta transportadora. La enfardadora procesa los residuos de manera automática y los deja listos para su posterior traslado”, se indica en el protocolo de trabajo que deben respetar los recolectores.

Sin embargo, las cooperativas están muy afectadas por la reducción de la actividad económica. Y han planteado a las autoridades la necesidad de volver a atender los domicilios y zonas que tienen asignadas. Cabe recordar que el gobierno les da una parte del salario a los cartoneros y el resto, lo complementan con el material que venden.

“Durante estos meses, y con nuestros propios recursos, las cooperativas hemos adquirido termómetros infrarrojos, elementos de protección personal, desinfectantes para centros verdes”, indicaron en una carta firmada por el conjunto de las cooperativas y enviada al jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.

La disminución de la actividad y la aparición de nuevos cartoneros informales pone en crisis el sistema. “Sin ningún plan de rehabilitación del servicio para el segundo semestre 2020 y con una crisis de financiamiento de enorme magnitud, concluimos en que la suspensión del servicio no obedece a motivos sanitarios y/o humanitario alguno, sino a la decisión política de vaciar y destruir el sistema público de reciclaje inclusivo de la CABA, poniendo en riesgo miles de puestos de trabajo de recuperadores urbanos agrupados en cooperativas y de trabajadores del Estado. No podemos soslayar el impacto que esto viene teniendo en la industria recicladora (con significativo faltante de insumos) y en los niveles de enterramiento de material reciclable”, sostienen en la carta.

Desde el gobierno porteño indicaron que las cooperativas siguen en los planes de gestión de residuos hacia el futuro. De hecho está pendiente la nueva licitación para la recolección de residuos secos. Por ahora, el contrato con las cooperativas se ha ido renovando automáticamente. “Los cartoneros son parte del sistema de recuperación que queremos que sea cada vez más universal. En este contexto tenemos que priorizar la salud de las personas”, aseguraron en el gobierno.

Fuente: Infobae

La contaminación en Buenos Aires volvió a los niveles pre-pandemia

Tras tocar mínimos históricos de contaminación a fines de marzo, la flexibilización del aislamiento y la circulación de vehículos generó un gran aumento de los gases contaminantes, volviendo a los niveles previos a la cuarentena.

En marzo entrevistamos a Sol Represa, becaria del Conicet, sobre la calidad del aire en nuestra ciudad, cómo se mide, y cómo el aislamiento obligatorio mejoró el aire que respiramos. Allí nos contó que la calidad del aire se mide muy poco a nivel general en todo el país, siendo Buenos Aires una ciudad afortunada, ya que es el único lugar en todo el país donde se mide la calidad y concentración del aire a la cual está expuesta la población. Los puntos de monitoreo están ubicados en los barrios de Caballito, San Nicolás y La Boca. Desde 2018, se sumó una cuarta estación en Villa Soldati.

En otros lugares del país se mide que es lo que pasa con el aire en un parque industrial, como sucede en Bahía Blanca o en los parques petroquímicos en La Plata.

Desde 2009 solo se tienen datos sobre la calidad del aire en Buenos Aires, y hay proyectos para poder implementar estos estudios en Córdoba. Por lo tanto, sacando Buenos Aires, no sabemos absolutamente nada sobre la calidad del aire en nuestro país. Hace 2 años los datos están disponibles en la página de datos abiertos de la ciudad. 

Lo que suele ocurrir en el resto del país es que se toman muestras en distintas provincias por parte de distintas universidades, pero todo con esfuerzos individuales y particulares de las universidades y quienes participan. 

Para poder evaluar bien la calidad del aire hacen falta 5 puntos. Buenos Aires tiene 3. Los contaminantes que se miden o se informan son: monóxido de carbono, dióxido de nitro y material particulado menor a 10 micrones. Lo que nos falta es el parámetro que es material particulado menor a 2 micrones. Este es un material muy chiquito que penetra hasta dentro de los pulmones. 

Al establecerse el aislamiento obligatorio por la pandemia, los niveles de monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y partículas sólidas menores a 10 micrones bajaron hasta 70% su concentración.

Igualmente ese récord y esperanza de un gran cambio a largo plazo duró poco. Luego de la flexibilización de la cuarentena, un estudio de la Facultad de Agronomía de la UBA detectó que, a causa de una mayor circulación de autos, la contaminación del aire en la Ciudad de Buenos Aires volvió a los mismos valores previos a la cuarentena.

“La idea fue estudiar la calidad del aire en CABA antes y después de instaurada la cuarentena por la Covid-19. Para esto comparé el período del 1 de marzo al 31 de mayo de este año con el mismo período del 2019”, añadió.

“Como indicadores, -explicó Serio, docente de la cátedra de Climatología y Fenología Agrícolas de la Fauba-, tomé tres contaminantes que en altas concentraciones pueden ser nocivos para la salud, como el monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno y las partículas sólidas menores a 10 micrones”.

Estos datos surgieron de las mediciones periódicas que realiza el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Los resultados -difundidos por Sobre La Tierra, el Servicio de Divulgación Científica y Tecnológica sobre Agronomía y Ambiente de la Fauba- pusieron en evidencia que en los primeros diez días de la cuarentena ocurrió una caída notable de la concentración de los tres contaminantes, en comparación con los niveles “normales”.

La disminución fue del 70% en los óxidos de nitrógeno, del 30% en el monóxido de carbono y del 40% en el material particulado. Esto se mantuvo los últimos 10 días de marzo y todo abril, salvo para los óxidos de nitrógeno, que luego achicaron la diferencia al 40%.

“Lo llamativo es que este fenómeno sólo duró hasta el final de abril. A partir de mayo, la concentración de los tres contaminantes volvió a los valores normales precuarentena, lo cual tiene que ver directamente con el aumento de la circulación de vehículos en la ciudad.

El nivel de contaminación del aire en la Ciudad de Buenos Aires es -según Serio- mucho más bajo que en otras grandes ciudades de América Latina como México y San Pablo, algo que se explica en parte por su ubicación geográfica.

Otras -como Santiago de Chile y Bogotá-, a pesar de ser más pequeñas tienen problemas graves de polución por su condición geográfica, tienen menos posibilidades de que el aire se mezcle y se ‘limpie’, señaló el docente y precisó que “a la luz de la comparación, el aire de CABA está bastante bien”.

Desde hace 10 años el Gobierno porteño mide continuamente la calidad de aire en tres lugares de la ciudad, con estaciones automáticas que se ajustan a los estándares internacionales de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.

“Además -agregó-, no sólo es cuestión de cantidad, en CABA no tenemos registros oficiales de mediciones de material particulado menor a 2,5 micrones, que es el más perjudicial para la salud, ni tampoco se publican datos de ozono o de dióxido de azufre”, aseguró.

Esto ultimo es lo que también nos dijo Sol Represa, ya que este material que nos falta medir es el más directo y perjudicial para la salud, que penetra directamente en los pulmones.

Las causas de contaminación del aire en el ámbito urbano son el gran tránsito de vehículos y las industrias, sobre todo si tienen emisiones gaseosas. Para ello y poder disminuir la contaminación es clave contar con ciclovías, bicisendas, con un transporte público que sea eficaz y confiable, para así disminuir el uso de automóviles. Hay que estimular y habilitar las bicicletas y monopatines, todo lo que refiere a la movilidad sustentable.

Fuente: Clarin


Temporada 6 | Episodio 28

Entrevistamos a Juan Zemborain de Empujando Límites, y nos contó las aventuras y experiencias de sus viajes con su hijo Santiago, y las motivaciones para lograr cruzar la cordillera de los Andes en una bicicleta Tandem.

En el piso nos visitó Julián Rodriguez de Flores a Pedal, el grupo de ciclistas urbanos que se formó a partir de una convocatoria en Facebook y que todas las semanas se reúnen para pedalear la ciudad y más allá.

Además, el drama de los incendios en la selva amazónica y la mejor música.